Las entidades del campo están en contra a la adhesión al UPOV 91

CRA, FAA y SRA consideraron inoportuna la propuesta de adhesión a UPOV 91, incluida en la denominada “ley ómnibus”.

Actualidad 18/01/2024 Jose Casado

dc8be6f4f6c29f4d0f93050b56c41338b999a7b2

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria Argentina (FAA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA) consideran inoportuna la propuesta de adhesión a UPOV 91 (Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales) dada a conocer por el Gobierno e incluida por los funcionarios de la Secretaria de Agricultura y Ganaderia.

Las entidades del campo manifestaron su postura a través de un comunicado conjunto. Bajo el título “Los productores sobre modificaciones en la Ley de Semillas”, plantearon: “Abogamos por retirarla del proyecto de Ley de Bases, y proponemos abordar este tema en una actualización integral de la Ley de Semillas, escuchando y participando todos los sectores que nos vemos involucrados”.

De acuerdo con CRA, FAA y SRA, “la adhesión a UPOV 91 implica entre otras cosas la pérdida del derecho de uso propio por parte de los agricultores y la mayor extensión de los derechos de los obtentores”, lo que “ha generado un debate centrado en los derechos de los agricultores y la promoción de la innovación”.

El comunicado plantea que “UPOV 91 beneficia principalmente a desarrolladores comerciales de variedades uniformes, limitando los derechos de los agricultores para guardar y utilizar semillas y material de propagación. Sus características claves incluyen la necesidad de autorización del obtentor para el uso propio, la extensión de derechos hasta el producto de la cosecha (lo cosechado) y una ampliación en la duración del derecho de propiedad”.

De acuerdo con las entidades, en América Latina “solo Costa Rica y Perú han adoptado UPOV 91, mientras que ningún país de la región está adherido. Destacamos la importancia de equilibrar los derechos del obtentor con los derechos de los agricultores, señalando que la adhesión limitaría el derecho de uso propio del agricultor y extendería los derechos del obtentor hasta el producto final de la cosecha”.

Y cierra: “Por estas razones, y porque, además, hoy están resguardados los derechos de propiedad intelectual de los obtentores en convivencia con el derecho de uso propio del agricultor, es que solicitamos retirar del proyecto de Ley la adhesión a UPOV 91, asegurando una legislación equitativa que contemple y refleje los derechos de todos los actores en el sector agrícola”.

Fuerte discusión y falsos argumentos
La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (Sagyp), encabezada por el secretario Fernando Vilella, comunicó ayer su intención de que Argentina adhiera a UPOV 91, un acuerdo internacional cuyo objetivo es la protección de las obtenciones vegetales mediante un derecho de propiedad intelectual, elaborado para alentar a los obtentores a crear nuevas variedades vegetales. La iniciativa que está incluida en el proyecto de Ley Ómnibus elimina la posibilidad de uso propio de las semillas por parte de los productores, un factor sensible que genera rechazo en buena parte del campo argentino.

Ademas, en el plenario de Comisiones del Congreso , el catedrático Vilella defendió con falsos argumentos la necesidad de adherir a UPOV 91 arguyendo que se perdían 400 dolares por tonelada debido a no estar adherido a UPOV 91 y no se contaba con nuevos materiales genéticos. Algo que no solo se debe a varios factores de la macroeconomia, sino que ademas es claramente incomprobable por la gran cantidad de variables involucradas. (CampoNoticias)

Te puede interesar
Lo más visto
DSC3255-300x200

En Corrientes, Juan Pazo dio certezas a los productores sobre la vacuna contra la aftosa y trazabilidad

Camponoticias
Actualidad 29/05/2024

En el marco de las Nacionales ganaderas de Corrientes, el secretario de Gestión y Planeamiento para el Desarrollo Productivo y la Bioeconomia, Juan Pazo recibió a dirigentes de CRA y gremiales locales para brindar certezas sobre el proceso de vacunación contra la aftosa y la posible aplicación de la vacuna bivalente, además de la trazabilidad electrónica que el Poder Ejecutivo pretende aplicar a partir de 2025.