Se aprobó en Diputados el proyecto de ley de aporte solidario a las grandes fortunas

Institucionales 18 de noviembre de 2020 Por Camponoticias
Busca recaudar algo más de $300.000 millones y alcanza a alrededor de 10.000 personas. Qué dice el proyecto, qué destino tendrá lo recaudado.
cn-aprobacion diputados

CABA- . Luego de un extenso debate, la Cámara de Diputados de Argentina aprobó durante la madrugada de este miércoles el proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario para aquellos patrimonios que sean superiores a los 200 millones de pesos.

Según la norma con media sanción y ya enviada al Senado, el Gobierno busca recaudar alrededor de 300 mil millones de pesos para ser utilizado con fines sociales y sanitarios, vinculados con la pandemia de coronavirus.

El proyecto impulsado por el Frente de Todos tuvo 133 votos a favor contra 115, con 19 votos correspondientes a otras bancadas entre ellos dos radiales: los jujeños Gabriela Burgos y Jorge Rizzotti. En la votación hubo dos abstenciones, ambas de la Izquierda.

El debate en la Cámara de Diputados se prolongó durante 13 horas, luego de haber comenzado a las 14:30 del día martes.

El llamado impuesto a la riqueza debería ser pagado, en caso de convertirse en ley, por unas 10 mil personas, según los datos aportados por Afip.

En una sesión maratónica marcada por el regreso de Sergio Massa al recinto luego de descartar Covid-19 positivo, la normativa avanzó hacia el Senado.

Entre sus puntos más característicos se destacan:

-Se prevé el cobro, por única vez, de una tasa del 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de 200 millones de pesos.

-La recaudación de ese aporte se destinará en un 20% a la compra y/o elaboración de equipamiento e insumos críticos para la emergencia sanitaria, 20% a las pymes, 15% a los programas para el desarrollo de los barrios populares, 20% a becas al programa integral de becas Progresar y 25% a programas de exploración y desarrollo de gas natural, a través de Enarsa, según establece el proyecto.

-Se fija que la tasa se elevará al 2,25% en casos de fortunas entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% en la franja de 600 a 800 millones.

-La tasa subirá al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 y 1.500 millones, al 3,25% para fortunas de 1,500 millones de pesos a 3.000 millones y, a partir de esa cifra, será del 3,5%.

-El total de bienes en el exterior se tributará un recargo del 50% sobre la alícuota que le correspondiera; pero si la persona trae el 30% de las tenencias financieras que tiene declaradas afuera, el diferencial se elimina y paga por todo como si lo tuviera en el país.

-Según la base de datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) sobre los contribuyentes del Impuesto sobre los Bienes Personales, 253 personas humanas con bienes declarados en el país y en el exterior por una suma mayor a los 3000 millones de pesos realizarían el 50% del aporte total.

-La Afip espera recaudar $307.000 millones (1,1% del PBI del corriente año), que alcanzaría a un universo potencial de 9.298 personas.

La recaudación que se obtendría con la sanción definitiva del proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario equivaldría a casi 21 millones de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), 5.622 hospitales modulares y 12,3 jubilaciones mensuales, así lo indicó el informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav).

Debate

El debate del proyecto sobre grandes fortunas fue presentado por el presidente de la comisión de Presupuesto y miembro informante del Frente de Todos, Carlos Heller.

El economista y autor del proyecto aseguró por videoconferencia que el proyecto “no está pensado contra personas determinadas”. “Estamos frente a una situación de emergencia que es lo que le da la situación de excepcionalidad, extraordinario. Y es por única vez, porque se pretende -con sustento en los principios constitucionales de solidaridad- alcanzar a personas humanas titulares de grandes fortunas”, afirmó.

Por su parte, Luciano Laspina (PRO) consideró que la iniciativa impulsada por Máximo Kirchner consagra una “lógica de pegarles un tiro en los pies de los empresarios que tienen que empujar del carro en la salida de la pandemia” de coronavirus.

El santafesino dijo que el “impuesto a la riqueza” es “confiscatorio” porque hay una absorción por parte del Estado de una parte sustancial de la renta o la propiedad”, argumentó. Para Laspina, “la emergencia no habilita a violentar la Constitución Nacional”, y cuestionó que el aporte “opera como doble imposición respecto del impuesto que hoy ya rige de Bienes Personales”.

En tanto que el jefe de bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, cerró el debate donde se dio media sanción al proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario. “Este aporte solidario va a servir para conseguir más vacunas rápidamente, para que el impacto de la llegada de esa segunda ola sea lo menor posible. No es tiempo para insultos. Es tiempo para construir una sociedad que tenga la conducta, voluntad y disciplina necesaria hasta que la mayoría de los argentinos estén vacunados. Lo que queremos es una Argentina con argentinas y argentinos vivos y sanos”, sostuvo.

A su turno, el diputado nacional de la UCR Luis Pastori acusó al oficialismo de practicar “populismo tributario” con el aporte extraordinario a las grandes fortunas.

“No venimos aquí solamente a oponernos a un muy mal impuesto. Bregamos por el esfuerzo compartido en el marco de la democracia, con solidaridad en el esfuerzo, pero sin populismo tributario”, aseguró.

El legislador advirtió que el aporte extraordinario a las grandes fortunas representa una “segunda pandemia” para las pymes y el empleo, y cuestionó el “sesgo claramente antiempresas y antiinversiones” del proyecto del oficialismo.

“A la gente más humilde no le preguntaron si podía aportar más durante esta crisis, ya lo hicieron. Es un momento de elegir a la patria o al patrimonio”, señaló más tarde el diputado del Frente de Todos Itai Hagman.

Por su parte, Nicolás del Caño justificó la abstención del Frente de Izquierda al opinar que la iniciativa de impuesto a las riquezas es el “camuflaje de un ajuste contra el pueblo” que se lo quiere “presentar como algo revolucionario”. “Es un proyecto que recauda muy poco y es un engaño que intenta ocultar esta farsa”, indicó.

En tanto, Graciela Camaño (Consenso Federal) dijo que se trata de un “impuesto” que se superpondría con la misma base imponible que ya fija el tributo de Bienes Personales, por lo que genera “inseguridad jurídica”, “pérdida de confianza” y desaliento de inversiones. (CampoNoticias)

Boletín de noticias