La economía argentina ya ingresó en “modo electoral”

Opinion 10 de junio de 2021 Por Diego Piccardo
El plan del Gobierno para llegar lo mejor posicionado posible a las elecciones de noviembre próximo incluye “pisar el tipo de cambio oficial, para tratar de que la inflación se desacelere en los meses previos a las legislativas”.

Diego-Piccardo-800x445

Así lo indicó el economista Diego Piccardo, de la Fundación Libertad y Progreso, quien sostuvo que este fenómeno “se ve claramente cuando comparamos la evolución del dólar y la inflación mensual”.

“El dólar subió solamente 2,7% mientras la inflación fue del 4,8% en marzo. En abril, avanzó 2% y el IPC 4,1%. Y en mayo apenas creció 1,3%, mientras la suba de precios estimada rondaría el 3,5%”, indicó Piccardo.

Sostuvo que el otro frente económico abierto, que complica la reducción del déficit, está vinculado con las tarifas.

“El manual de elecciones kirchnerista le impidió al ministro de Economía Martín Guzmán reducir los subsidios a las tarifas de los servicios, lo cual implica un mayor déficit fiscal que va a tener que ser financiado de alguna manera”, señaló Piccardo.

Dijo que esto complica los planes de Guzmán, quien es “consciente de que este año no se puede asistir al Tesoro en la misma magnitud con la que se hizo el año pasado”.

“Recordemos que, en 2020, entre Adelantos Transitorios y Transferencia de Utilidades, el Banco Central (BCRA) le transfirió un poco más de $2 billones, mientras que hasta mayo del 2021 acumula $240.000 millones”, añadió.

Piccardo opina que la evolución del déficit es crucial para la economía argentina en los próximos meses.

“Cuánto mayor sea el déficit, mayor será la asistencia del BCRA y aumentará la emisión monetaria, o mayor será la deuda remunerada del BCRA (Leliqs y pases pasivos). Por ende, más alta será la presión sobre la inflación y los tipos de cambios paralelos”, advirtió.

Consideró que el ministro de Economía preferiría “pagar el costo político de subir un poco más las tarifas, pero ganando aire en el frente inflacionario y cambiario. Pero de vuelta, el manual electoral kirchnerista se lo impide”.

Sobre el frente financiero, Piccardo recordó que “el mercado de deuda local es muy chico y todavía quedan por delante los meses más cargados de vencimientos (en julio $453.000 millones y en agosto $433.500 millones). Esta fuente de financiamiento puede ser un arma de doble filo”.

Dijo que “en caso de no conseguir fondos para refinanciar el 100% de la deuda que vence todos los meses, se requerirá mayor asistencia del BCRA, no solamente para el déficit fiscal, sino también para pagar la deuda en pesos que no se pudo refinanciar”.

Según su criterio, así entra en juego la última medida del BCRA que “permitió a los bancos privados integrar una parte de los encajes con bonos del Tesoro, con la excusa de desarrollar el mercado de capitales local”.

“Claramente lo que se busca son fondos para que entren en las licitaciones, al costo de incorporar riesgo soberano al bancario”, advirtió. (CampoNoticias)

Te puede interesar