El NEA y la Patagonia en la mira de los productores de maíz

Maiz 09 de mayo de 2019 Por
El Nea y la Patagonia se posicionan como dos potenciales zonas de producción de maiz. En el próximo Congreso Maizar, el despegue internacional, se tratara este y otros temas mas.
cn-maiz en chubut
Maíz en Chubut, Patagonia Argentina. Con riego, se desarrolla el cluster productivo

Una famosa frase de Umberto Eco dice que la estadística es la ciencia que sostiene que, si un hombre comió dos pollos y otro ninguno, comieron un pollo cada uno. El chiste permite ilustrar un poco la situación del maíz en la Argentina: si bien la superficie implantada y la producción serán récord este año, prácticamente no hay maíz en territorios donde tiene un enorme potencial. Un tema crítico para un cultivo al que, por peso y volumen, el transporte le resta mucha competitividad.

Parte de esos territorios están en el NEA. En la provincia de Misiones, la disponibilidad de maíz podría generar producción local de carnes y leche. Corrientes, en cambio, es la tercera provincia en existencias bovinas, pero tiene solo 11.000 hectáreas de maíz, y para la terminación del ganado debe importarlo de otras provincias, con un sobrecosto de 30%. Además, ambas provincias cuentan con una demanda externa asegurada: el vecino estado de Santa Catarina, que es el mayor transformador de maíz de Brasil, tiene un déficit de 3,5 millones de toneladas anuales. Aprovechar esta situación es un trabajo de largo plazo, en el que será preciso adaptar variedades de maíces, maquinaria, almacenamiento, secado de granos y organización de la producción, dado que, a diferencia de las zonas agrícolas centrales del país, en Misiones se produce en parcelas pequeñas.

La otra frontera que puede correr el maíz está en la Patagonia: aislada por la barrera sanitaria del paralelo 42° y única región argentina poseedora del codiciado status de “libre de aftosa sin vacunación”, puede acceder con carne bovina a los mercados que mejor pagan, como Japón. Sin embargo, su producción de carne es deficitaria, y para sus propios habitantes debe importarla desde el norte del país, con el consiguiente encarecimiento. La amplitud térmica y la cantidad de horas de sol patagónicas les dan a los maíces implantados unos rendimientos espectaculares, de los mayores del país, según muestran las experiencias en lugares irrigados. Justamente, en este caso el desafío principal viene por el lado del agua.

Qué se está haciendo, quiénes participan, qué logros han tenido y qué dificultades aparecen, cuáles son las proyecciones, qué tecnología se requiere, son parte de los ejes que se ahondarán sobre las fronteras del cultivo en el Congreso Maizar 2019, El despegue internacional. Los esperamos el martes 28 de mayo en el Complejo Goldencenter, Parque Norte, Ciudad de Buenos Aires.

Boletín de noticias