Syngenta a la vanguardia en tratamientos de semillas

Agroempresas 19 de septiembre de 2019 Por
Según explica Pablo Rugeroni, Director del Seedcare Institute LAS, en esta campaña que culmina para los cereales se registró una fuerte presencia de enfermedades de semilla y de suelo con incremento de la presión de Fusarium.
Pablo Rugeroni Director del Seedcare Institute LAS

CABA-- La buena calidad y la protección de la semilla son factores clave a la hora de proyectar el desarrollo de un cultivo. El manejo profesional de las enfermedades que se transmiten por semilla y de las plagas que la afectan, demanda estrategias integradas que incluyen tratamientos de semilla que combinen inoculantes, fungicidas e insecticidas capaces de actuar según las necesidades de cada zona y cada lote.

El uso de tratamientos de semilla profesionales viene creciendo en la Argentina durante las últimas cuatro campañas tanto en cereales como en soja y maíz. Pero cada año es diferente ya que la situación climática influye en la aparición de plagas y enfermedades.

Según explica Pablo Rugeroni, Director del Seedcare Institute LAS, en esta campaña que culmina para los cereales se registró una fuerte presencia de enfermedades de semilla y de suelo con incremento de la presión de Fusarium.

Otra de las enfermedades que se vieron fue un avance de carbón volador y de los carbones en general. Y en la zona de Córdoba y sur de Santa Fe aparecieron gusanos blancos de suelo que dañan las raíces y las plantas en su emergencia.

En maíz, de cara a la nueva campaña, lo que se está viendo es mucha presencia de rastrojo verde y plantas guachas de maíz, y con ellos vectores e insectos que sobreviven de una campaña a la otra. Es el caso de Dalbulus maidis (Hemiptera: Cicadellidae), pequeña chicharrita que solo se alimenta de maíz y único vector natural conocido en Argentina que transmite Spiroplasma kunkelii, afectando mucho en el NOA y NEA, ya que genera deformación de las plantas y enanismo.

Con respecto a las semillas de soja, el año pasado se dio una campaña con lluvias antes de la cosecha, lo que generó lotes de semillas de baja calidad con mucha presencia de Fusarium. Y es de esperar que en la próxima siembra la semilla de soja en el suelo esté bajo condiciones de alta humedad, lo cual puede favorecer el desarrollo de enfermedades. En cuanto a plagas, el año pasado se registró fuerte presencia de Megascelis sp. que integra el complejo de coleópteros crisomélidos y de chinches. ( CAMPONOTICIAS)

Boletín de noticias