Misiones quiere prohibir el glifosato en las plantaciones de yerba y generó alerta entre los productores

Desde Federación Agraria expresaron su preocupación ante este proyecto: señalaron que hoy no hay otra herramienta comprobada que les permita hacer frente a la fuerte competencia de las malezas.

CN- yerba-mate-1

La Filial Misiones de la Federación Agraria Argentina (FAA) expresó su preocupación por la Ley de Promoción de Bioinsumos que presentó el Gobierno de esa provincia, cuya aprobación implicaría prohibir el uso del glifosato en la producción de yerba mate.

El director de la FAA en la provincia del NEA, Jorge Butiuk, explicó que esta iniciativa complica la situación de los productores: “En Misiones, por sus características ambientales, se hace muy difícil combatir las malezas, la competencia con las plantas de yerba mate es muy agresiva y este tipo de medida traerá aparejado sin dudas un impacto negativo”, declaró.

Por eso, junto a otras entidades y cooperativas de productores, decidieron enviarlo una nota en conjunto a las autoridades gubernamentales, para manifestarles su inquietud ante la posibilidad de que esta propuesta avance.

El Glifosato, una herramienta clave

“La estrategia de prohibir legalmente esta herramienta tecnológica en el cultivo de la yerba mate, donde prácticamente tres generaciones tienen incorporado culturalmente su uso para el manejo de una variada clase de malezas agresivas que se desarrollan en nuestro medio ambiente, traerá aparejado sin ninguna duda un impacto negativo en la producción y generará fuertes conflictos para todo el sector”, remarco Butiuk.

Vale remarcar que la yerba mate es un cultivo muy sensible a la competencia de las malezas por el uso del agua y de los nutrientes, aspecto que se intensifica en las plantaciones de mayor edad y de baja densidad de plantas por hectárea.

“Estos yerbales, que representan una amplia superficie total de cultivo, dejarán de ser sustentables económicamente en primera instancia y quedarán fuera del sistema productivo con la propuesta de prohibir en forma compulsiva al glifosato, teniendo en cuenta que aún no existe otra alternativa adoptada por el productor y tampoco científicamente comprobada para reemplazar a este producto”, expresó Butiuk.

Y remató: “Trabajar cortando yuyos como antes se hace muy difícil, ya que las malezas crecen rápido y no hay mano de obra para realizar esas tareas”.  (CampoNoticias)

Te puede interesar