Coronavirus Regionales : La suba del dólar “no debería afectar” el precio de alimentos

Institucionales 18 de abril de 2020 Por Camponoticias
A pesar de las variaciones que se están dando en el contado con liquidación, debido a varios factores relacionados con la cuarentena, en el corto plazo los valores se encuentran estables, según referentes del sector. Lo mismo ocurre con el combustible.
cn-dolar y consumo

La suba del dólar que se produjo esta semana no debería afectar el precio de los alimentos en el corto plazo, según indicaron desde distintas cámaras de la provincias cuyanas. Entre los distintos motivos, figuran las particularidades de los mercados que se dan frente a las medidas preventivas por el avance del coronavirus y el motivo que originó la escalada de la divisa.

Con la cuarentena obligatoria, además, se espera que la inflación de abril sea más baja debido a la falta de actividad económica en los demás sectores, contrario a lo ocurrido en marzo, cuando una parte de la población decidió sobrestockearse ante el anuncio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, según explicó el economista José Vargas.

Del mismo modo, en el sector petrolero tampoco se espera que haya una variación en el precio del combustible porque los valores del barril están cayendo, sumado a una baja en la demanda por la falta de vuelos, traslados de autos particulares y la reducción de recorridos de los camiones.

Debido a este movimiento de precios, desde el Gobierno salieron a controlar los precios, tanto en supermercados como verdulerías y carnicerías, donde este último sector debe informar los precios promedios de sus productos y la cantidad de kilogramos que vende a diario ante los “desequilibros” que observór la Secretaría de Comercio Interior.

“Absolutamente estables”

En este sentido, José Rizzo, presidente de la Cámara de Abastecedores de Carnes de Mendoza, sostuvo que “no hay ningún motivo para que el dólar afecte al precio de la carne”, principalmente por la baja demanda que se tiene durante la pandemia, tanto a nivel local como de exportación.

“Tenemos una oferta estable y una demanda deprimida: sin restaurantes, sin turismo ni asados, pero con la misma cantidad para vender. Eso hace que por más que el dólar trepe, los valores se queden”, aseguró.

Al mismo tiempo, con la pérdida de las exportaciones a Europa, esa carne queda para el consumo local, manteniendo estables los precios, analizó Rizzo. “Sí es probable que suban algunos insumos, como los electrónicos, pero aún así la carne, el pollo, el cerdo y el pescado se mantienen absolutamente estables”, remarcó.

Con controles

En el caso de la verdura, Omar Carrasco, presidente de la Unión Frutihortícola Argentina Región Cuyo, afirmó también que no tendrían que darse variaciones en los precios a corto plazo. “Los mercados son independientes, pero de momento no debería cambiar nada. Recién cuando suban los insumos va a tener un impacto en la cadena”, indicó.

Aún así, Carrasco también aclaró que hay otro factor apremiante en el costo de las frutas y verduras: el invierno. “Es una cuestión propia del sector: cuando lleguen las primeras heladas, ahí se verán aumentos, pero no por una cuestión financiera”, señaló.

Debido a los reclamos que se produjeron hace algunas semanas por los aumentos en estos productos, Carrasco señaló que aumentaron los controles a los vendedores, en los cuales se produjeron inconvenientes, principalmente en los mercados cooperativos.

“Se confundió la difusión de los precios sugeridos con una lista de precios máximos. Es una guía para los consumidores, pero los municipios no pueden clausurar por ese motivo”, destacó. Sin embargo, las comunas sí pueden tomar medidas por no cumplir con los precios cuidados o con la exhibición de precios.

“Sobra” combustible

Uno de los factores que históricamente indice en los aumentos cuando sube el dólar es que ocurre lo mismo con el combustible, siendo uno de los puntos de inicio de la cadena que luego se traslada al costo de traslado de cargas y finalmente a los productos. Sin embargo, en el sector petrolero indicaron que esta vez se vive una situación particular.

“Hoy el movimiento del dólar no tiene relación directa con el precio del crudo, no dará un aumento en el combustible. En medio de una guerra de precios de potencias internacionales se dio esta situación de pandemia que paralizó la demanda”, resumió Alejandro Rodríguez, presidente de la Cámara Mendocina de Empresas de Servicios Petroleros (Camespe).

El precio que se paga actualmente por litro está fijado al valor de un dólar a 60 pesos, aproximadamente, mientras que el barril está en 50 dólares. Frente a la pandemia, se generó sobrestock en todo el mercado global porque se paralizó la demanda. “El valor del crudo hoy no tiene precio, pero es a la baja: ese barril cuesta 20 dólares menos”, explicó Rodríguez.

“Con ese panorama, no hay correlato en un impacto del precio del dólar sobre el combustible. Incluso debería valer menos, pero se le ha sumado un impuesto que se había diferido y ahora se está aplicando”, agregó.

Inflación baja

El economista José Vargas aclaró que los movimientos que se están dando en la divisa norteamericana “no tendrán un impacto en los precios” ante la falta de actividad en la economía por la cuarentena. “Cuando se retome, el nivel de recesión que quedará será muy fuerte. Por eso se estima que la inflación de abril será más baja”, precisó.

Frente a una posible suba en base a la especulación, Vargas detalló que el sector de los alimentos tuvo dos variables: por un lado los aumentos bruscos que motivaron el control de los precios máximos y por el otro el impacto de las compras “masivas” que se realizaron a principios de marzo, cuando se anticipaba la cuarentena.

“El movimiento del dólar se está dando en un mercado relativamente chico y que tiene mucha volatibilidad por la gran incertidumbre: el de contado con liquidación. Argentina está por hacer una oferta de reestructuración de deuda soberana y todos buscan cubrirse”, analizó.

A su vez, la incertidumbre en los mercados financieros llevó a una reducción brusca en las tasas de interés para el plazo fijo y otras alternativas, lo que según el economista, lleva a ciertos sectores a volcarse al contado con liquidación “antes de que en cortísimo plazo la situación sea más compleja”.

Por qué subió la demanda

Frente a la cuarentena, las restricciones paralizaron gran parte del mercado financiero, llegando incluso a quitarle precios de referencia al dólar paralelo. La única alternativa para conseguir esta divisa, según precisó Mario González, gerente financiero de Montemar, es el contado con liquidación.

“El Banco Central no puede determinar el precio porque consiste en cambiar pesos por dólares comprando títulos. Se compran y después se los vende por dólares, es totalmente lícito”, explicó.

Con el límite vigente de 200 dólares por mes, sumado a la oferta de reestructuración del Gobierno y la baja tasa de interés del plazo fijo, “los compradores mayoristas se volcaron por esta alternativa”, precisó González.

Fuente: El Sol

Boletín de noticias